HISTORIAS DE ÉXITO

 
 

ENTENDEMOS QUE EL CAMINO QUE CONDUCE AL ÉXITO EN EL CUIDADO DEL HUÉRFANO ES USUALMENTE BASTANTE LARGO. PASAN VARIOS AÑOS ANTES DE QUE PODAMOS OBTENER UN ÉXITO TANGIBLE. SIN EMBARGO, A VECES LOGRAMOS VER PEQUEÑOS AVANCES DE LA FORMA EN QUE DIOS ESTÁ USANDO NUESTRO TRABAJO PARA ALCANZAR LA MISIÓN QUE ÉL HA PUESTO EN NUESTROS CORAZONES. DISFRUTAMOS LAS OCASIONES EN QUE PODEMOS CELEBRAR LAS VICTORIAS QUE ÉL NOS OTORGA, Y QUE NOS ANIMAN Y FORTALECEN PARA SEGUIR BUSCANDO LA EXCELENCIA EN EL CUIDADO ÓPTIMO DEL HUÉRFANO.

 
 

HENRY MANTIENE A SU FAMILIA UNIDA

 
 

Andrea, Anderson, David, y Henry hijo fueron abandonados por su madre. Sabiendo que no era capaz de ir a laborar durante el día y cuidar de sus hijos, Henry, quien ahora era un padre soltero, buscó la ayuda necesaria para mantener junta a su familia. A pesar de haber crecido en la calle y sin sus padres, y de no saber leer ni  escribir, Henry se dedicó a trabajar duro. Henry estaba seguro de que si no era capaz de trabajar, tampoco sería capaz de proveer para sus  hijos. Su buen trabajo, limpiando en una oficina  de la DINAF le permitió entrar en contacto con aquellas personas que serían capaces de aconsejarle en medio de su búsqueda. Y aunque la DINAF, el programa gubernamental de asistencia a la niñez y la familia de Honduras, no posee servicios enfocados en el fortalecimiento de la familia, ellos se encargaron de poner a Henry en contacto con Misión Identidad con la esperanza de que recibiera el apoyo necesario e inmediato.

Justo el siguiente día, logramos atender la urgente necesidad de proveer una niñera para el cuidado de los hijos menores. De no ser así, los niños tendrían que quedarse en casa solos; es difícil de imaginar, pero en la actualidad esto es muy común entre las familias de escasos recursos en Honduras. Esta suele ser una razón por la cual los niños ingresan a un programa de cuidado temporal o a un orfanato; cuando se recibe un reporte de que un niño pequeño, o menor de edad, ha sido dejado completamente solo en la casa, la DINAF no tiene otra opción más que llevarse al niño de la casa.

Henry no quería que esta fuera la historia de sus hijos; el deseaba hacer todo lo posible para que pudieran permanecer unidos como familia. Este deseo nos unió a todos! y Henry y sus hijos no fueron separados! A través del apoyo de Carlos, el Director de Preservación Familiar en Misión Identidad, Henry fue capaz de adquirir un empleo con un mejor salario. Además, Misión Identidad fue capaz de animar a Henry para que fuera a una iglesia, y dentro del primer mes de trabajo juntos, Henry y sus hijos empezaron a asistir a la iglesia City Hope de San Pedro Sula. Por medio del trabajo en equipo de Henry, Carlos, y otros miembros del personal de Misión Identidad, se logró prevenir que cuatro niños se volvieran huérfanos sociales. Estamos totalmente agradecidos con todos nuestros aliados, quienes con su apoyo y oraciones, respaldan nuestro programa de preservación familiar. Estamos agradecidos porque Andrea, Anderson, David, y Henry hijo aun disfrutan de tener un hogar. 

 


"LOS NIÑOS NO DEBEN OBSERVARSE EN AISLAMIENTO SINO QUE EN CONEXIÓN CON SUS CUIDADORES PRINCIPALES, FAMILIA CERCANA Y EXTENDIDA, Y EL RESTO DE LA COMUNIDAD."


- HOPE AND HOMES FOR CHILDREN -

IMG_0192.jpg
 
 

 
 
 

RETIRO JUVENIL ANUAL

 
 
 
IMG_8491 copy.JPG
DSC_0805C.jpg

Debido al número de niños y jóvenes que actualmente están creciendo en orfanatos alrededor de Honduras, Mision Identidad decidió organizar un retiro anual para alcanzar estos jóvenes que probablemente no serán reintegrados a sus familias biológicas o adoptados antes de que lleguen a la mayoría de edad. Durante los últimos dos años, más de cincuenta jóvenes de todo Honduras han sido parte del retiro. Este fin de semana, ellos han logrado conocer a mentores de varias iglesias locales, quienes están comprometidos con invertir en ellos; han escuchado a una variedad de expositores,ademas de disfrutar de  actividades, y tiempos de alabanza diseñados para que ellos descubran su identidad en Cristo.

Cada componente de estos fines de semana, ha sido planeado intencionalmente para que estos jóvenes recuerden el valor que poseen; un entendimiento que esperamos pueda quedar grabado en ellos a medida que entran a la adultez. Hemos podido ver el impacto inmediato que estos retiros tiene en los jóvenes; ellos han venido a darse cuenta del potencial que poseen: un llamado a vivir a pesar de las circunstancias. 

También hemos visto cómo Dios ha usado estos fines de semana para inspirar a las iglesias afiliadas y los mentores que atendieron a tomar el siguiente paso en invertir en las vidas de estos jóvenes que residen en orfanatos. Muchos han decidido no solo el tener estos retiros como una inversión de una vez al año, sino también el seguir edificando la relacion que empezaron con los jóvenes; e iniciar un programa de mentoreo continuo con ellos. Estamos asombrados y llenos de gozo al ver como un solo fin de semana puede expandirse a mucha más comunión para estos jóvenes. Damos gloria a Dios porque la antorcha del mentoreo para estos jóvenes está siendo tomada por muchos, y estamos agradecidos porque el retiro anual ha demostrado ser un buen lugar de inicio para una muestra de bondad y comunidad continua para estos jóvenes.